Ripagreen, ¿quiénes somos?

Al crearse en el año 1922, los Ateliers RIPPES se especializaron en el diseño de material de sondeo y adquirieron progresivamente un profundo saber hacer aplicable a los equipos que funcionan con gas.

En 1975, con la llegada del plástico termorretráctil, la empresa desarrolló una pistola alimentada por gas GLP o natural para retractilar las fundas de embalajes realizadas con este nuevo material. Así nació la marca RIPACK.

Gracias a la tecnología patentada “boquilla fría” que elimina cualquier riesgo de quemadura por contacto, RIPACK se ha convertido en el líder mundial de este mercado.

La calidad de llama y la seguridad de los productos para este mercado se adaptan a otras aplicaciones como el flameado o el desbarbado clásico, el marcado vial y el deshierbado térmico.

La Ley Labbé, publicada en el diario oficial el 8 de febrero de 2014 que prohíbe bajo determinadas condiciones la utilización de productos fitosanitarios por personas públicas y particulares, condujo a la empresa de forma natural a ofrecer una solución innovadora de deshierbado térmico, creando una división específica “RIPAGREEN®”.

RIPACK garantiza a los usuarios productos innovadores adaptados a sus aplicaciones, invirtiendo cada vez más en investigación y desarrollo.